Galicia

Official English translation currently not available. Please use the Google Translate tool in the sidebar to translate this page into English.

Según el escritor gallego Álvaro Cunqueiro, Galicia es ‘el país del los mil ríos’, lo cual se refiere a los muchos canales, afluentes y riachuelos que pasan por esta comunidad autónoma verdinosa y húmeda. Como sus vecinos en el norte, Galicia ofrece un mundo, distinto del sur, de paisajes frondosos y playas doradas y rocosas que enfrenten el mar cantábrico.

También, Galicia es la sede de la Catedral de Santiago de Compostela, el destino del Camino de Santiago, que atrae a más de 300.000 peregrinos cada año.

Pasé un fin de semana en Galicia con unos amigos, descubriendo unas de sus zonas más ricas en belleza e historia. Fuimos primero a la praia das catedrais (la playa de las catedrales), conocido más oficialmente como la playa de las Aguas Santas. Se sitúa en la costa de la provincia de Lugo y su apodo se debe a los acantilados y las gigantescas rocas que forman colosales arcos y torres que se parecen a los de templos cristianos.

Tuvimos suerte con el tiempo y pudimos entrar en las cuevas estrechas, cuyo interior me recordó a un altar gótico, un poco escalofriante en la oscuridad.

Después de darnos una vuelta por una estación de autobuses para ir al baño y comer algo, fuimos directamente a Santiago de Compostela, La Coruña. Nos quedamos en el Albergue del Seminario Menor, un edificio impresionante que solía funcionar como centro de formación eclesiástica y secular. Ahora sus puertas están abiertas a peregrinos y visitantes de la ciudad y las vistas de la entrada principal son maravillosas. Fue mi primera vez en un albergue y me quedé impresionada por la calidad de los servicios baratos que se ofrecen. Como edificio respetable, no es un albergue para ellos que quieren ir de fiesta, así que dormí muy bien.

Santiago de Compestela, que es la capital de Galicia, es una ciudad cuya edad se puede ver en la arquitectura y las murallas. Las tiendas de souvenirs, aunque venden las mismas chucherías, son encantadoras y ofrecen buenos recuerdos para los peregrinos merecedores. Os recomiendo que paséis un rato deambulando por las calles serpenteantes para descubrir las muchas tiendas, cafés y restaurantes y, por supuesto, probar los platos de mariscos – el pulpo es muy típico de Galicia.

Por desgracia, la catedral estaba en obras cuando la visitamos así que no pudimos apreciar su belleza en totalidad. Sin embargo me encantó lo que vi de su exterior y espero volver a verla en el futuro cuando las obras estén terminadas.

El día siguiente madrugamos y viajamos duranta una hora por la ciudad de La Coruña. De la cultura histórica a las playas, los restaurantes y la escena de compras, La Coruña ofrece un poco de todo. Tuvimos suerte de nuevo con el tiempo y disfrutamos un día soleado, dando un paseo por la costa y visitando todo lo que nos permitió el reloj.

La Torre de Hércules, que funciona también como el faro más antiguo del mundo, se encuentra en una colina al lado del mar. El primer registro de esta torre se remonta a su reconstrucción en el siglo I, pero su orígin es todavía un misterio. Su desarrollo a lo largo de los siglos y las muchas leyendas relacionadas con ella – como la del combate entre Hércules y Gerión en el que el héroe romano venció el gigante y enterró su cabeza donde la torre ya se sitúa – se pueden encontrar a medida que subes por la torre. En la cima, eres recompensado con puntos de vista como el de abajo:

La playa a la derecha es la misma que se puede ver al fondo en la primera foto y, cuando nos bajamos de la torra, fuimos a esta playa y luego descubrimos la ciudad a la que se da.

El ayuntamiento de La Coruña se llama en la Plaza de María Pita, cuya estatua también está allí. Disfrutamos de una visita guiada por la ciudad que comenzó en esta plaza y el guía turístico nos contó de la heroína María Pita que defendió su ciudad contra la Invencible Inglesa (una invasión en España enviada por la reina Elizabeth 1 de Inglaterra durante la guerra anglo-española de 1585-1604).

La plaza está rodeada de sitios en los que se puede comer, pero también hay muchas calles que se dividen hacia otros restaurantes y cafés.

Hay todavía muchos lugares que quiero visitar en Galicia, así que no será la última vez que paso por esta tierra esmeralda española. Cuanto más conozco el norte de España, más me doy cuenta de lo poco que sé sobre este país magnífico.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s