Bilbao

Official English translation currently not available. Please use the Google Translate tool in the sidebar to translate this page into English.

Una vez una de las ciudades más industrializadas de España, Bilbao hoy se hace más reconocido por su arctitectura impresionante, gastronomía y hermosos paisajes. Sólo pasé un día allí y, aunque hay mucho que visitar, un día entero es suficiente para ver y disfrutar lo esencial.

El Ayuntamiento de Bilbao

Cogí un BlaBlaCar a Bilbao con una amiga (y lo mismo para el regreso). Fue la primera vez que lo utilicé y todavía tengo que crear mi propria cuenta, pero fue una experiencia muy agradable: compartimos historias de la vida con los conductors y los otros pasajeros, nos dijeron consejos sobre qué visitar y los conductors nos recojimos y nos dejaron en sitios apropriados – un privilegio que no se recibe con el transporte público.

Visitamos primero el Museo Guggenheim Bilbao, uno de los museos más grandes en todo España. Inaugurado en 1997, el museo se dedice al arte contemporáneo y fue diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry.

Normalemente no soy fanática de las galerias y me aburro rápido cuando las visito, pero me gustaron mucho las esculturas del Museo Guggenheim que podéis ver justo arriba. Podríais pasar mucho o poco tiempo dentro, dependiendo de lo que os interesa. Si veis sólo las exhibiciones principales, la visita dura menos de dos horas. Eso fue suficiente para mí y dentro este tiempo, vi muchas artes distintas e inspiradoras.

Luego pasamos por el río Nervión y el ayuntamiento de Bilbao para visitar el Casco Viejo que es el barrio más antiguo de Bilbao. Allí se encuentran las sietes calles, que constituyen a la parte principal de la zona, la catedral y la plaza Nueva, cuyo nombre es así para distinguirse de la anterior ‘plaza vieja’.

No se puede pasar por la plaza Nueva sin probar los pintxos, de los que hay muchos en los restaurantes circundantes. Son un tipo de tapas que consisten en un trozo de pan cubierto con ingredientes locales (pescado, queso, jamón). Por cierto, tened cuidado cuando habláis con los lugareños e incluso los camareros en las zonas antiguas de Bilbao porque a algunos no les gusta hablar español y prefieren comunicar en euskera o inglés.

Es más, hay que probar el pastel vasco, cuyo origen está en la región vasco-francesa. Se compone de pasta de harina, manteca y huevos y se rellena generalmente de crema pastelera (en Francia se favorecen más las frutas o mermeladas). Os recomiendo que vayáis a Bertiz en Casco Viejo para probarlo.

Para terminar el día, subimos la monte Archanda para ver una vista panorámica de la ciudad. Tarda unos 40 minutos a pie (y hay que tener en cuenta de que la monte es bastante empinada) o unos minutos en el funicular que sale cada 15 minutos para subir y bajar la monte y cuesta tres euro más o menos para un billete de ida y vuelta. Vale la pena visitar porque la vista es impresionante, si vais durante el día o la noche.

Bilbao ofrece un poco de todo, así que si eres un foodie, o un amante de la naturaleza o las artes, ¡os amino a venir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s